Recta final del proyecto Albufera

Recta final del proyecto Albufera tras el final del verano

Seguimos trabajando en el proyecto Albufera. El verano ya ha llegado a su fin, pero ni siquiera durante los meses vacacionales hemos detenido la actividad. La temporada estival era perfecta para que, pese a tener a algunos miembros del equipo de vacaciones, los que estaban en activo pudieran disfrutar de las salidas a la Albufera y, por supuesto, contar para ellas con acompañantes especiales: los más pequeños de la casa. Llegados a esta fecha, se acerca la recta final del proyecto Albufera.

Tras estas últimas salidas veraniegas, el proyecto que hace unos meses emprendimos junto a Sociolidarios y SEO Birdlife encara ya su última etapa, con mucho trabajo a nuestras espaldas y con muchos datos que nos ofrecen interesantes conclusiones sobre el estado y margen de mejora del agua de la Albufera.

Este verano sirvió, entre otras cosas, para que nuestra compañera Alicia, del departamento de Administración, viviese su primera salida. Era su primera experiencia de trabajo de campo en este voluntariado, y su experiencia fue inmejorable: aprendió, interactuó con el entorno y volvió encantada con lo vivido.

La altura del arroz, en comparación con las primeras salidas del proyecto, ya era considerable. La gama cromática del paisaje se adapta a la estación, y ya comienzan a verse en el entorno los tonos dorados, señal de que el arroz comienza a estar listo.

Además, durante los trabajos nos encontramos con caminos cortados por grandes piedras por pequeñas obras en los accesos, lo que nos obligó a diseñar nuevas rutas de acceso a los puntos de muestra establecidos.

Protagonismo infantil

El verano no solo son vacaciones para trabajadores sino, por supuesto, para los estudiantes. Por ello, quisimos aprovechar las últimas visitas a la Albufera antes del arranque del curso escolar para que nuestros compañeros con familia pudiesen traer a los más pequeños de la casa a disfrutar de una jornada diferente en la naturaleza del parque.

Contamos con la visita de Pedro, Ignacio y Nando, los tres hijos de nuestro compañero Fernando, además del hijo de nuestra Directora Técnica Ana Rallo, Matías, y el de nuestro director Enrique, que trajo a su hijo Màxim. Algunos de ellos, incluso, colaboraron en todo el proceso, desde la preparación del material hasta la toma de muestras y la recepción en el laboratorio.

Despedimos el verano en la Albufera con más de 60 centímetros de arroz en algunas zonas, paisajes dorados, campos donde ha comenzado a segarse manualmente e incluso algún carro con caballos. Y, por supuesto, despedimos las visitas sacando provecho de la cercanía de la playa al lugar de trabajo. Se acerca la recta final del proyecto Albufera.

Leave a Reply